El Índice de Precios de Consumo (IPC) registró en febrero el mayor aumento en siete meses, al subir el 0,4 por ciento, empujado por una fuerte subida en los precios de la energía y de la ropa, informó hoy el Departamento del Trabajo. El incremento de la inflación es mayor de lo previsto por los analistas, que auguraban un aumento del 0,3 por ciento.