El índice de confianza empresarial (BCI por sus siglas en inglés) de la Unión Europea (UE) se volvió a reducir en marzo y alcanzó un nuevo mínimo histórico desde que comenzó a realizarse esta estadística, en enero de 1985. Tras la caída récord registrada en enero, este indicador muestra un nuevo decrecimiento en la tasa interanual de producción industrial de febrero. Además, no parece que vayan a mejorar las previsiones para marzo. El BCI también refleja un empeoramiento de la situación en casi todos sus componentes, como los encargos domésticos y extranjeros. Los directivos de las empresas europeas siguen muy negativos sobre las previsiones de producción.