El Índice de Confianza del Consumidor del Instituto de Crédito Oficial ha caido 1,4 puntos en mayo, hasta situarse en 93 puntos, frente a los 94,4 puntos del mes anterior. Este retroceso se explica por la caída de todos los componentes del índice, excepto el de las expectativas de la economía española, que mejora en línea con los datos positivos de crecimiento del PIB en el primer trimestre. Sin embargo, en términos interanuales, la confianza del consumidor ha registrado un incremento de 7,8 puntos respecto a mayo de 2006.