La confianza del consumidor en Estados Unidos sigue sin dar muestras de solidez al caer inesperadamente en el indicador que mide la Universidad de Michigan. La lectura inicial de este mes se ha situado en los 69,4 puntos, desde los 73,5 puntos alcanzados a finales de septiembre. Este pronunciado descenso no estaba previsto por los analistas que esperaban una ligera mejora hasta los 74,0 puntos.