Un rango entre los 10.500 y los 11.100 puntos. Es la estimación que manejan los expertos para el Ibex35. Aunque a largo plazo la tendencia del selectivo es alcista, los movimientos bajistas en sesiones como las de la última semana dejan oportunidades de compra claras. Pero ¿cómo sacar partido de estos comportamientos?
Son muchos los frentes que la bolsa española tiene abiertos y que, directa o indirectamente, afectan a su evolución. La situación del Libia, la fuga de radiactividad en la central de Fukushima y posterior reconstrucción de Japón, subida de tipos por parte del BCE o el incremento del empleo son algunos de los factores que han minado en las últimas semanas la evolución del Ibex35. Una tendencia que para muchos expertos sigue siendo alcista pero cuyos bandeos puede causar algunos altos en el camino.

Altos que deben ser aprovechados pues “es probable que tengamos una fase de consolidación que va a ser una oportunidad para aumentar la exposición en renta variable europea”, reconoce Joan Cabrero, analista y asesor financiero de Bolságora. Técnicamente el selectivo español de nuevo se encuentra tanteando los 10.800 puntos. Para Ana Rafels, socia directora de Bolsacash “mientras el Ibex35 se mantenga por encima de los 10.500 puntos, la reacción alcista iniciada el 17 de marzo tendrá continuidad como mínimo, a la zona de l0.930-11.170 puntos”. El mismo nivel que consideran objetivo los expertos de bolsamanía/Commerzbank al augurar “que precios de cierre por encima de los 10.800 puntos nos harían pensar en tomar posiciones alcistas en el índice con objetivo en esos máximos anuales”. Eso sí, el arma es de doble filo pues “en la medida en que no cierre por encima de los 10.800 puntos, tampoco se puede descartar una continuidad de los descensos en busca del soporte de los 10.380 enteros”. Rafels extiende en este caso los recortes hasta los 10.200 e incluso los 9.600 puntos “nivel en el que nos plantearíamos abrir cortos con objetivo en la zona de mínimos”.

CFDs, warrants y ETFs: productos  para sacar el máximo provecho.

Ahí es cuando se abre la disyuntiva: ¿es momento de ponerse cortos o largos en el selectivo español? Para replicar un índice perfectamente habría que comprar todas las acciones que componen dicho índice, algo que no es factible para una cartera mediana o pequeña por el coste de comisiones. Por ello es posible tener exposición al selectivo español a través de productos apalancados, como CFDs, warrants o ETFs, que permiten “seleccionar la exposición que quiero tener en cada momento ya que en cada contrato de CFD sobre el Ibex, por cada punto que se mueva el índice tendremos un euro de beneficio o pérdida”, reconoce Carlos Villalibre, director de ventas de CMC Markets. Este experto además recuerda que las garantías – en el caso de CMC Markets- sobre el Ibex35 son sólo del 0.5% “es decir que para un contrato del Ibex35, las garantías necesarias aproximadamente serían de 55 euros”. Si partimos de la base de que la tendencia del selectivo español es alcista, las estrategia a seguir a través del CFD serán las siguientes:  




Ante la duda de cuál será la tendencia por la que se incline el mercado, se abre otra opción para los inversores. El arbitraje o estrategia de pares que consiste en abrir posiciones con el mismo valor nominal de cara a que el beneficio que obtengamos sea un diferencial de beneficios, es decir, que un activo suba o baje más que otro. Un ejemplo de este tipo es pensar que pase lo que pase en el mercado el Ibex35 se va a comportar peor que el Eurostoxx. “Vendemos por ejemplo 0.05 contratos del Ibex – o lo que es lo mismo apostamos a 0.50 euros el punto y de forma simultánea compramos el equivalente en Eurostoxx, que serán 0.19 contratos (1.90x 2800=5.320). Si el mercado cae, mientras que el Ibex35 caiga más que el Eurostoxx ganaremos y si el mercado sube, mientras que el índice europeo suba más, ganaremos igualmente", reconoce Alejandro Martín, subdirector en España de Hanseatic Brokerhouse.

Sin embargo, estos contratos no son la única forma en la que posicionarse en el índice español. Existen en el mercado español productos como los warrants, los turbo warrants o los ETFs que permiten sacar el máximo provecho de los movimientos de los índices, tanto al alza como a la baja. Si optamos por los movimientos bajistas “los warrants put, los turbo put o los ETfs inversos son productos que permiten beneficiarnos de las caídas de los precios en acciones e índices”, reconoce Francisco López Velayos, de productos cotizados SG CIB. Los warrants permiten, a través de una inversión reducida, apalancar una inversión tanto al alza (Call) como a la baja (Put) “consiguiendo un resultado multiplicativo, con un potencial de beneficio ilimitado y una pérdida limitada”.


         Datos obtenidos a través del Pricer de Société Generale


A la hora de invertir, López Velayos asegura que Lyxor AM cuenta con un ETF inverso sobre la bolsa española – Lyxor ETF Ibex35 Inverso- que replica la evolución diaria del Ibex35 Inverso, su índice de referencia, que a su vez es la réplica diaria inversa del índice Ibex35 con dividendos.  “A diferencia del Ibex35, conocido por todos, el Ibex35 con dividendos capitaliza los dividendos que reparten las compañías que lo componen. Eso quiere decir que un inversor del Lyxor ETF Ibex 35 Inverso, estrictamente hablando, no va a obtener la rentabilidad inversa diaria del Ibex 35, sino la del Ibex 35 con dividendos, que es la misma que la del Ibex 35 mientras no haya reparto de dividendos, porque uno los entrega (el Ibex) y otro los capitaliza (el Ibex con dividendos)”. Un índice que obtuvo durante 2010 el galardón al índice con mejor rentabilidad. Para muestra, el gráfico adjunto.


Gráfico Lyxor ETF Ibex35 frente al Lyxor ETF Ibex35 Inverso

Opciones, como en botica, hay muchas. Sólo hay que elegir el instrumento, la tendencia y ser consciente de cuánto se está dispuesto a perder limitando muy bien los stops. Y es que ¿cuál creen que será la siguiente sorpresa que nos dará el selectivo español?