El Ibex35 despide la sesión en números rojos y, al ritmo del 0.4%, cerró al borde de los 8500 puntos. Una penalización que tuvo como protagonista al sector financiero y que tomó su impulso tras una apertura de Wall Street en números rojos. Los expertos reconocen que la cercanía de los índices a niveles clave les hará retroceder posiciones. Sólo con la superación de los 8.550 puntos, podrían llegar los 9000 puntos. En el mercado de deuda, la prima de riesgo cerró en los 283 puntos básicos con un euro que marcó los 1.3061 dólares. 

El mercado español cerró la jornada en negativo. Una penalización del 0.48% que le llevó a los 8503 puntos. Una caída lógica si pensamos que el selectivo cerró la semana pasada a las puertas de los 8550 puntos. Un nivel que le podría costar batir porque “coincide con niveles psicológicos de los índices estadounidenses, como los 1.600 del S&P o los 15.000 del Dow Jones. En estos niveles los mercados podrían mostrar cierta resistencia en el corto plazo pero, en el caso de que el Ibex supere los 8.550 puntos, podría subir hasta los 9.000. En caso contrario, los 8.000 puntos serán una zona de soporte muy importante en los próximos meses”, reconoce Paula Hausmann, gestora de patrimonios de Agenbolsa.

Un comportamiento que intentaron contrarrestrar  los datos macro: el paro en nuestro país bajó un 0.9% respecto a marzo, el número de parados descendió en 46.050 personas en abril. De nuevo, por debajo de los 5 millones de personas, según el Ministerio de Empleo y Seguridad Social.

Entre los valores que apoyaron los números rojos del selectivo, los bancos. Eso sí, con el permiso de Jazztel e IAG que perdieron más del 1.6% al cierre de la sesión, hasta los 5.6460 euros y los 3.2570 euros. Y a pocos pasos: BBVA y Banco Santander. La primera despidió la sesión con pérdidas del 1.17% que le llevaron hasta los 7.4090 euros. Por su parte, la entidad cántabra descontó un 0.6% de su cotización, con lo que mañana comenzará a cotizar desde los 5.5460 euros por acción.  Entre medias, Banco Popular retrocedió algo más de un punto porcentual, hasta los 0.5800 euros. 

Una tendencia que no consiguieron revertir el resto de entidades. Caixabank perdió un 0.1% y marcó en los 2.8070 euros su último precio. Sabadell descontó un 0.06%, con lo que mañana comenzará a cotizar desde los 1.5620 euros por título. Sólo Bankinter consiguió firmar la jornada en positivo y, al ritmo del 0.45%, elevó hasta los 2.9020 euros el precio de su cotización. 

Unas subidas "rezagadas" si se tiene en cuenta que OHL subió más del 3%  - hasta los 28.91 euros - o que Sacyr Vallehermoso y Acciona elevaron en más de un 1.8% el precio de sus cotizaciones, hasta los 1.5750 euros y los 51.32 euros, respectivamente.  

Entre los grandes del selectivo tampoco hubo órdenes compradoras. De hecho, Telefónica perdió algo más de medio punto porcentual - hasta los 11.29 euros - Inditex cerró en los 102.80 euros mientras que Repsol e Iberdrola descontaron algo más del 0.3% de sus cotizaciones, hasta los 17.99 euros y los 4.1900 euros, respectivamente.