El Ibex 35 cierra la jornada de este viernes con una caída del 1,07% hasta los 9.851 puntos, aunque en la semana resiste y se revaloriza un 1,07%. La jornada ha estado maracada por el desplome de los bancos, en el caso de CaixaBank se ha dejado un 3,81%, seguido de ArcelorMittal con una caída del 3,58%, Bankia ha corregido un 2,9%, Bankinter un 2,56 y Cellnex un 2,41%. 

Los valores más alcistas del día han sido Inmobiliaria Colonial (1,5%), Merlin Properties (0,91%) e Iberdrola (0,78%).

Entre los pesos pesados del selectivo, ninguno ha cerrado en positivo con caídas del 2,19% del Banco Santander, correcciones del 1,92% en BBVA, del 1,35% en Telefónica, mientras que Repsol se ha dejado un 0,58% e Inditex un 0,33%. 

El recorte de Telefónica llega después de que los analistas del Deutsche Bank hayan ajustado el precio objetivo de las acciones de la compañía de telecomunicaciones desde los 11,5 euros hasta lo 10,7 euros, lo que supone un potencial alcista del 43% desde su precio actual en los 7,44 euros.

En el mercado continuo Biosearch se ha revalorizado un 14,7%, la papelera Reno de Medici ha subido un 11,2% y Adveo un 5,09%, mientras que Pescanova se ha dejado un 10,75%, Abengoa un 7,74% y Solaria un 7,7%.

El resto de plazas europeas también han terminado la sesión con caídas generalizadas, que han ido desde el 1,7% que se ha dejado el FTSE 100 de Londres al 0,44% del Eurostoxx 50. Wall Street también cotiza con pérdidas al cierre de la bolsas europeas, después que el Gobierno de Donald Trump haya aprobado gravar con aranceles del 25% a una serie de productos importados desde China que alcanzan un valor de 50.000 millones de dólares (43.000 millones de euros) al año.

Caída de los bancos del Ibex 35

 

La prima de riesgo de España baja hasta los 90,1 puntos básicos, mientras que el interés exigido al bono español a 10 años baja al 1,29%.

Hoy el Banco de España ha mantenido en el 2,7% su estimación de crecimiento del PIB para este año y ha elevado una décima, hasta el 2,4%, la previsión para 2019, según sus nuevas proyecciones macroeconómicas de la economía española para el periodo 2018-2020, que también mantienen en el 2,1% el crecimiento para 2020.

Por otro lado,  la tasa de inflación interanual de la Eurozona se situó en mayo en el 1,9%, frente al 1,3% del mes anterior, lo que representa el mayor incremento de los precios desde abril de 2017 como consecuencia del fuerte repunte de la energía y los servicios, mientras que en el conjunto de la UE los precios subieron un 2%, medio punto porcentual más que en abril, según ha informado Eurostat.

El euro, por su parte, recupera posiciones frente al dólar tras la apreciación de ayer tras la reunión del Banco Central Europeo (BCE). La institución que lidera Mario Draghi aseguró que mantendrá los tipos de interés en el 0% hasta "al menos el verano de 2019" y retirará los estímulos a final de 2018 y a partir de septiembre las compras de deuda pasarán de 30.000 de euros mensuales a 15.000 millones.

Así la divisa europea se intercambia hasta los 1,1618 dólares con un alza del 0,35%.

El BCE mantuvo así la hoja de ruta prevista en su normalización monetaria, con finalización en diciembre de 2018 del QE que comenzó en enero de 2015, aunque la primera subida de tipos se retrasa ligeramente frente a lo previsto por el mercado, que estimaban que se produciría a mediados de año.

También actualizó sus previsiones macro, revisando a la baja tres décimas el PIB de la eurozona para este año, hasta el 2,1%, pero mantuvo sin cambios sus estimaciones para 2019, en el 1,9%, y en 2020, en el 1,7%. Asimismo, revisó al alza las expectativas de inflación en tres  décimas para 2018 y 2019 hasta el 1,7% por efecto de la energía, mismo porcentaje que para 2020.

En el mercado de materias primas, el precio del petróleo Brent, de referencia en Europa, cae un 3,3%, hasta los 73,45 dólares por barril.