La renta variable española vuelve sobre sus pasos y, tras rozar con la punta de los dedos los 12.000 puntos se repliega. El Ibex 35 cede un 1,64 por ciento en los primeros compases del día y se coloca en los 11.801 puntos. Un mal tono que llega de la mano de los descensos superiores al 2 por ciento de anoche en Wall Street. Al otro lado del Atlántico la preocupación es máxima -a la espera de que la semana que viene los bancos comiencen a presentar sus cuentas- mientras que, en nuestro país, Banesto ya ha dado el pistoletazo de salida. Baja en bolsa tras anunciar una mejora en sus cifras hasta junio del 15,1 por ciento. Todas las plazas europeas despiertan en negativo, con un cambio euro/dólar estable en los 1,57 33 dólares y con un precio del crudo que no retoma el camino alcista pese las tensiones con Irán. El futuro del crudo ligero estadounidense se sitúa ligeramente por encima de los 135 dólares el barril.
El mercado se está concentrando en el tema del crédito a la espera de los resultados que presenten los bancos estadounidenses la próxima semana y la espada de Damocles que supone el precio del crudo vuelve a colocarse sobre la cabeza de los inversores. Pese a respiros puntuales, como el que permitió al selectivo del continuo acercarse a la cota de los 12.000 puntos en la última sesión, la tendencia sin duda no ha cambiado y el ánimo pesimista de los inversores tampoco. Y es que, no hay muchas noticias que inviten al optimismo: léase la revisión a la baja del PIB de la Eurozona o la nueva alerta del BCE de que persisten los riesgos inflacionistas y que hacen que el mercado no descarte otra subida de tipos. Así las cosas, que Banesto presente resultados semestrales mejores de lo esperado no basta. Banesto supera previsiones La entidad presidida por Ana Patricia Botín ha dado comienzo a la temporada de presentación de resultados al anunciar un beneficio neto atribuible de 449,51 millones de euros en el primer semestre de 2008, lo que supone un aumento del 15,1 por ciento respecto al obtenido entre enero y junio de 2007. El banco dice que se trata de cifras positivas en un entorno difícil, pero lo malo llega por el lado de la tasa de morosidad, que se ha situado en el 0,79 por ciento, frente al 0,42 por ciento que registró al cierre del primer semestre de 2007. Un dato que, no obstante, es 10 puntos básicos mejor que la del sector. Las acciones de Banesto reaccionan a estas cuentas con descensos del 0,9 por ciento. Pero no son sus títulos los más castigados del sector bancario, ni mucho menos. El Santander cede un 2,13 por ciento y el BBVA, que paga esta jornada un dividendo por un importe bruto de 0,167 euros por acción, un 1,59 por ciento. Además, el segundo mayor accionista de la entidad, Manuel Jove, tiene la firme intención de consolidar a su brazo inversor como una corporación financiera de referencia, con más de 3.500 millones de inversión prevista en los próximos años. La toma de participaciones en empresas con potencial, el desarrollo de negocios energéticos y la gestión de inmuebles son los principales puntos de mira del empresario. Más de un 2 por ciento cede Bankinter, mientras que tanto el Sabadell como el Popular recortan en torno a un 1,3 por ciento. Este último, por cierto, pagará mañana un dividendo complementario por los beneficios del ejercicio de 2007 de 0,125 euros brutos por acción.