La bolsa española despierta en positivo. El Ibex 35 suma un 0,5 por ciento y se coloca en los 15.390 puntos, tras el cierre al alza de Wall Street –donde los inversores esperan como agua de mayo el Libro Beige de la Reserva Federal-. El repliegue de los precios del petróleo, con el futuro del crudo ligero estadounidense en los 94 dólares, anima a los inversores, mientras que el cambio euro-dólar también se modera hasta las 1,4770 unidades. Las acciones de Gamesa lideran las alzas en la apertura, al rebotar un 1,7 por ciento en un día de recuperación para Iberia.
Los analistas no dudan de que el mercado seguirá baliando al son de la volatilidad y de las noticias que afectan, sobre todo, a la banca y a la alargada sombra que aún proyectan sobre este sector los coletazos de la crisis subprime. Un sector bancario que tendrá la clave para propiciar o no el famoso rally de fin de año y que amanece dando que hablar. El presidente del Banco Sabadell, Joseph Oliú descarta en una entrevista a Expansión, por el momento, una unión con Bankinter, tras la entrada de Crédit Agricole en esta segunda entidad. Las acciones del Sabadell avanzan un moderado 0,26 por ciento, mientras que las de Bankinter ceden un 0,6 por ciento. Los dos grandes bancos, el Santander y el BBVA se colocan en positivo, con alzas del 0,4 por ciento en ambos casos, mientras que la operadora Telefónicasuma un 0,32 por ciento, después de que Credit Suisse haya decidido elevar el precio objetivo de la operadora desde los 24 hasta los 25 euros. Con alzas similares se mueve otro de los blue chips: Repsol, con una revalorización del 0,25 por ciento, tras adjudicarse 18 pozos en EE.UU y alejarse así de Iberoamérica.