Según sus indicadores, el selectivo español mejora su aspecto técnico, al entrar en fase de consolidación, con una nota de 5 sobre 10. Tras un marzo para olvidar, el Ibex 35 cerró abril con una subida de casi el 4%.

El IBEX 35 ha comenzado mayo acercándose a los 10.100 puntos, despúes de cerrar abril con un repunte de casi el 4%, olvidando las caídas de marzo, mes en el que registró sus mínimos anuales, en los 9.381,0 puntos. Para encontrar los máximos del indicador, los 10.609,15 enteros, hay que retroceder hasta enero.

La amenaza de guerra comercial, iniciada por el presidente de EEUU, Donald Trump, al anunciar medidas arancelarias contra las importaciones de acero y alumnio, pasó factura a todos los mercados de valores, incluidos el español.

Sin embargo, en abril, el Ibex ha recuperado lo perdido, con unas ganancias acumuladas en el año del 0,23%.

La evolución del selectivo se refleja en sus indicadores técnicos. Según los mismos, el Ibex 35 mejora su aspecto, al pasar de fase de rebote a consolidación, al tiempo que eleva su nota en un punto, hasta lograr el aprobado justo, un cinco sobre 10.

La tendencia es alcista en el medio plazo, pero bajista en el corto, con una volatilidad decreciente en ambos periodos.

Dentro del Ibex, por sus filtros técnicos, el mejor valor es Cellnex, con una de 9 y tendencia alcista, mientras que la peor compañía es Inditex, con un 1,5 y en fase bajista.

Eva Blanco, analista de Admiral Markets, considera que “el Ibex no debería tener problemas para cerrar por encima de los 10.200/10.400 puntos, todo ello siempre que el mercado americano no protagonice recortes importantes, que llevaría los precios del selectivo a soportes de largo plazo”.

Por su parte, el analista Ramón Bermejo indica que “nuestro escenario central es que el Ibex 35 se dirige a cubrir los dos gaps descritos en las caídas de febrero 2018, los cuales están situados entre 9988,5-1058,5 y 10173,5-10205,3, tras haber descrito un pullback a la zona de máximos del 2016 mediante una caída del 16,6% entre mayo 2017 y marzo 2018”.

Asimismo, añade que “todo ello se produce dentro de un contexto macro favorable desde el punto de vista del mercado laboral español para el que esperamos noticias positivas entre los meses de abril y agosto 2018, ventana temporal para la que esperamos una fuerte reducción del número de desempleados y por tanto un decremento de la tasa de morosidad bancaria”.