Pocos minuos después de empezar a cotizar, los principales selectivos en el Viejo Continenete se tiñen de rojo, siguiendo la senda española e italiana. El Eurostox 50 se deja un 0,26% pendiente de la subida de la rentabilidad de los bonos en el mercado de deuda. El euro sigue desinflándose frente al dólar y el petróleo se aproxima a los 85$.

En Europa las principales Bolsas abren con incertidumbre y se dejan llevar por los descensos a penas unos minutos después de empezar a cotizar. El IBEX 35 es la Bolsa que más pierde, tras acentuar sus descensos un -0,80%. Frankfurt es la Bolsa que más se resiste a las caídas con un-0,04% , Paris pierde un -0,19% y Londres un ligero -0,09%%, a la espera de que el Gobierno Británico dará a conocer el PIB de Reino Unido pasadas las 10:00am. Mientras tanto, el Eurostoxx 50 desciende un -0,18%, en una jornada en la que el MiB italiano amanece con caidas del -0,25% después de que todos los ojos se centren en las maniobras de su Ejecutivo, que parece decidido a mantenerle el pulso a la Comisión Europea.

En el mercado de divisas, el EUR/USD sigue debilitándose frente al dólar y se intercambia por 1,149 billetes verdes. En cuanto al petróleo, el Barril de Brent continúa encareciéndose hasta los 84,79$, mientras los inversores no pierden de vista el aumento de las tensiones geopolíticas globales y el mercado de deuda, dónde la rentabilidad de los bonos sigue aumentando.

Ayer las Bolsas europeas se desinflaban a medida que los hacían los bonos italianos -la rentabilidad del 10 años llegó a tocar el 3,6% en momentos puntuales de la sesión-. Hoy su prima de riesgo se coloca en los 296,80 puntos básicos y la rentabilidad de los bonos a diez años sube hasta el 3,51%.

En el terreno corporativo,  la estadounidense Ford anunció duros ajustes en Europa y Benetton ha vendido un 20% de su participación en Cellnex al fondo GIC de Singapur

La Bolsas europeas con el ojo puesto en Italia y los datos

Este martes, el ministro de Finanzas italiano, Giovanni Tria, admitió su preocupación por el desarrollo de las negociaciones con Bruselas.  Tira afirmó que espera que las nuevas explicaciones a las medidas presupuestarias consigan que dejen de considerarse "inaceptables", que le exige más esfuerzo en la contención presupuestaria y la reducción del déficit de la que Roma está dispuesta a admitir.

Así, y tras la intervención de Tria, las bolsas europeas giraron al alza, lideradas por la italiana. También los bonos italianos se relajaron, alejándose sus rentabilidades de los niveles más altos de la jornada, niveles éstos que no se habían alcanzado en más de cuatro años, tras la crisis del euro. Desde Link Securities consideran que “el enfrentamiento entre el gobierno populista italiano y sus socios en la UE está servido, y que es muy factible, salvo sorpresa, que se intensifique cuando el próximo lunes 15 el Ejecutivo italiano presente sus presupuestos 2019 a la Comisión Europea (CE)”.

En cuanto a los datos macro de la jornada, más allá del PIB de Reino Unido del mes de agosto que será una de las referencias más destacadas, los inversores estarán pendientes de la reunión de política no monetaria del BCE. En Francia, Italia y en el Reino Unido se conocerá la producción industrial de agosto y, ya por la tarde, en EEUU del índice de precios de la producción (IPP) del mes de septiembre. "Una relajación de este indicador de precio podría favorecer el comportamiento de los bonos estadounidenses y la caída de sus rentabilidades, lo que daría un respiro a la bolsa de este país, algo que también agradecerían el resto de mercados bursátiles mundiales" explican los expertos de Link Securities.

 

Los mercados del resto del mundo pendientes de los bonos de EEUU y las tensiones comerciales. El sector tecnológico trata de recuperarse

Las bolsas de América Latina la sesión de este martes con resultados mixtos al igual que Wall Street, que vivió otra jornada centrada en la alta rentabilidad de la deuda pública en EE.UU. y donde lo más destacable fue el repunte del sector tecnológico que dejó al alza al índice Nasdaq.

Así, el Dow Jones de Industriales descendió un 0,21 % hasta 26.430,57 puntos y el selectivo S&P 500 retrocedió un 0,12 % hasta 2.880,34, al contrario del índice compuesto del mercado Nasdaq, que logró repuntar un tímido 0,03 % hasta 7.738,02, impulsado por nombres destacados como Amazon (0,32 %) y Netflix(1,89 %).

Todo ello, en apenas 48 horas de que se de el pistoletazo de salida a la temporada oficiosa de resultados empresariales en EEUU que arrancará este viernes de manera oficiosa, con las cuentas de los gigantes financieros  Citigroup, JP Morgan y Wells Fargo, que esperan aumentar su beneficio por acción en el tercer trimestre del año, alrededor de un 20% de media respecto a las cuentas del mismo periodo de un año antes.

El mercado no pierde de vista el aumento de la rentabilidad de los bonos, la apreciación continúa de dólar y la evolución de la curva de tipos de interés en EEUU que reflejan la búsqueda de refugio de los inversores ante las turbulencias del mercado, alimentadas por las tensiones geopolíticas que empiezan a constatarse en datos y hechos.

La rentabilidad del bono estadounidense a 10 años llegó a alcanzar su nivel más alto en 7 años al comienzo de la misma para luego “relajarse” y terminar por debajo del nivel de cierre del lunes.

El FMI advirtió este miércoles en Indonesia que los mercados parecen "complacientes" sobre la posibilidad de "un abrupto ajuste" de las condiciones financieras, pese a que los riesgos de la estabilidad financiera global se han incrementado con las tensiones comerciales y la normalización monetaria en EE.UU. Todo después de que la institución internacional advirtiese el martes de que la economía global crecerá menos de lo previsto, 3,7 % en 2018 y 2019, ante la constatación de que la escalada de las tensiones comerciales desatada por el presidente estadounidense Donald Trump y respondida por China no tiene visos de detenerse.