Las dudas de Wall Street se instalaron en el mercado español cuyo principal indicador, el Ibex 35 terminó la jornada con una caída del 0,51% hasta los 9.269 puntos. Recortes de la renta variable española en una sesión en la que Santander y BBVA fueron el lastre del parqué mientras que Mapfre fue buena parte del día quien comandó los avances tras conocerse que su beneficio creció un 0,2% hasta marzo. Al cierre, sin embargo, se desinfló. Signo negativo en el resto de plazas bursátiles europeas en una sesión en la que el petróleo operó al alza en el nivel de los 57 dólares y en la que el euro cerró a 1,3677 dólares.