Es viernes y toca rebote para encarrilar un fin de semana copado por las elecciones generales. Nuestro selectivo lleva la contraria a Europa y cede un 0,35% antes de la apertura con lo que recupera la cota de los 8.300 puntos. El bono a diez años español se ha colocado esta mañana al mismo nivel que el italiano con una rentabilidad del 6,8% tras una subasta del Tesoro Público crítica para nuestras finanzas: es el precio más alto que España debe pagar desde su entrada en el euro para colocar deuda. El euro abre al alza en el 1,35.

Los descensos en Europa superan el 1% en los futuros del Dax alemán, del Cac francés y del paneuropeo Eurostoxx50. Mientras el Ibex 35 cede en su preapertura  0,30% y se coloca de nuevo por encima de los 8.300 enteros.

En principio, el cambio de color más que probable en el gobierno no debería influir sobre la bolsa madrileña puesto que el mercado ya habría descontado esta situación y no sólo eso, no se conformaría con nada que no fuera una intervención del BCE. El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, por cierto, ayer exigió a Bruselas que adopte medidas puesto que para algo cada estado miembro cede parte de su soberanía a la Unión Europea.

La prima de riesgo española se coloca en los 503 puntos básicos, la italiana se mantiene, de hecho en ese nivel; mientras que los bonos a diez años han alcanzado el mismo nivel de rentabilidad exigida. Podría decirse que la confianza a largo depositada sobre la periferia europea es prácticamente idéntica: un 6,8%, después de que ayer nuestro país viviera una jornada crítica cuando los títulos a diez años alcanzaron el 7%.