La falta de coherencia entre las distintas declaraciones de los líderes políticos previas a la cumbre europea hace que los mercados no se decidan y prime el rojo, aunque en tono moderado, en las principales plazas del viejo continente. El Ibex 35 se desmarca con pérdidas que ascienden al medio punto porcentual, con lo que se aleja de los 8.900 enteros. La prima de riesgo española se despierta en los 356 puntos básicos, mientras que hoy toca tanda de resultados, con el BBVA a la cabeza: ya avisa, su core capital es del 9,1%.

Y es que es una de las principales preocupaciones del sector financiero. Si Bruselas sube sus exigencias de cara a los próximo stress test, la entidad presidida por Francisco González ya se ha desmarcado de la primera línea del abismo. Su beneficio, superior a los 3.100 millones de euros, se vio reducido en un 14,3% a cierre de septiembre.

Por el momento, los futuros del Ibex 35 recortan algo más del medio punto porcentual y dejan al selectivo en los 8.830 puntos. Sigue recortando, por tanto, la Bolsa madrileña tras la caída del 0,87% de ayer, a la espera de la decisión que pueda salir hoy de Europa.

De cara a la apertura, los futuros de las principales bolsas europeas presentan un signo plano o moderadamente bajista, con recortes que oscilan entre el 0,2% y el 0,6% en el Dax alemán, el Cac 40 y el Eurostoxx50.
El euro sigue resistiendo por encima de los 1,39 dólares y no hay quien le baje del carro a pesar de todo. El crudo Brent ha abierto al alza, por encima de los 111 dólares el barril y el oro, mientras, vuelve a colocarse por encima de 1.700 dólares la onza.

El diferencial de deuda entre España y Alemania arranca la jornada desde los 356 puntos básicos, a la espera de los acuerdos que puedan alcanzar los líderes europeas en la decisiva cumbre de hoy.