El Ibex 35 cierra una semana complicada a nivel nacional y en el que la sombra de Europa se ha cernido sobre el selectivo. Traducido en cifras, la bolsa española se ha movido en una horquilla de unos 300 puntos con un mínimo en 6.500 y máximo allá por los 6.810 enteros del miércoles. Hoy priman los últimos recortes del Gobierno a nivel macro, pero lo cierto es que se nota como van cayendo sobre los valores españoles. Bankia, nada, porque su caída libre apunta a mínimos históricos sin final. Hoy cede otro 6%.
 
Intradía monótono y aburrido de 120 puntos en una jornada en la que el selectivo se encontraba a la espera de conocer las decisiones del Consejo de Ministros que, por cierto, afectan directa o indirectamente a buena parte de las compañías, sin contar el efecto ‘Marca España’. El selectivo cierra la semana con un recorte del 1,2%, a pesar de que este viernes las pérdidas se han moderado al 0,52%, hasta los 6.664 puntos y la prima de riesgo a la baja en esta ocasión hasta los 533 puntos básicos. El bono español a diez años se relaja también ligeramente hasta el 6,6%.
 


Conocidas las medidas aprobadas por el Ejecutivo de Mariano Rajoy, una de las más comentadas es la subida del IVA que será efectiva el 1 de septiembre y no este mismo lunes como se comentaba en el mundo salmón. IAG repunta más de un 2,3% en vista de que el turismo no resultará afectado, al menos, en esta campaña estival, mientras que NH Hoteles suma en el entorno del medio punto porcentual manteniéndose por encima de 1,90 euros.

Curioso es comprobar también cómo la banca mediana cotiza en negativo, banca cuyo futuro pende de un hilo, con el dividendo puesto en entredicho así como su posible paso al nombrado ‘banco malo’ impuesto por Bruselas; y mientras, BBVA, Santander y Caixabank lo hacen en verde. Los dos blue chips financieros del Ibex 35 cierran la jornada con subidas cercanas al medio punto porcentual en zona intermedia como para batir resistencias. Por su parte, Popular es el valor bancario más castigado con cesiones del 2%. Bankia, en su calvario particular, hoy retrocede hasta los 0,66 euros con una caída del 6%. En lo que va de semana, la entidad presidida por Goirigolzarri pierde un mientras su presidente ha anunciado que la retribución a los empleados será variable en un 50%.
 
Cuestión aparte es la de Bankinter que ha confirmado a la CNMV que está estudiando recomprar las preferentes en manos de particulares y canjearlas por acciones, con parte del pago en metálico. Lleva consigo el castigo de los inversores con una caída del 1,3%.
 
Hoy hemos conocido, además, que los bancos españoles han multiplicado por siete la deuda que tienen con el Banco Central Europeo. Ascendía en junio hasta los 3337.206 millones de euros, tercer récord histórico consecutivo y un alza –y esto es lo preocupante- de 49.393 millones de euros en tan sólo un mes. No es el único dato relacionado con la institución comunitaria: no gusta a las entidades financieras el hecho de que Mario Dragui haya reducido el tipo de interés hasta el nivel suelo del 0% y las reservas, los depósitos, de los bancos europeos se han reducido y registran su nivel más bajo desde diciembre, 324.931 millones de euros.
 
El hecho de que China haya crecido a su peor nivel de los últimos tres años, hasta el 7,6% a cierre del segundo trimestre del año preocupa también a los mercados, a pesar de que Wall Street se mantiene en positivo a media sesión.
 
Por su parte, ACS ha conseguido renegociar su deuda con Iberdrolay cede más del punto porcentual este viernes. La constructora de Florentino Pérez, mediante su filial Residencial Monte Carmelo, ha suscrito con Société Générale una operación para cancelar el préstamo sindicado que tiene suscrito con un grupo de bancos por 1.600 millones de euros, asociado a su participación en Iberdrola.
 
Grifols, FCC e Indra encabeza el trío ganador que no va más allá del 3,5%.