La renta variable española amanece con resaca y se duerme. Problemas técnicos hacen que no despierte a las 9:00 horas –como es habitual-, no sabemos si por “la resaca de la euforia futbolística”, pero el caso es que las operaciones han comenzado media hora más tarde marcando una tendencia muy plana. El Ibex 35 cede un 0,12 por ciento para alcanzar los 12.074 puntos. Los bajos precios a los que han llegado muchos valores tras las últimas turbulencias de la bolsa no parecen aún argumento para tomar posiciones. Pese al último cierre a la baja en Wall Street y de la caída del Nikkei japonés esta madrugada, las plazas europeas sí que abren con repuntes en una sesión en la que, sin duda, veremos nervios por el cierre de mes, trimestre y semestre. En el mercado de divisas, el dólar sigue débil, al situarse el cambio entre las 1,5790 unidades. En el de materias primas, el crudo sigue en máximos, al pagarse el futuro del barril de petróleo estadounidense a 141,85 dólares.
La euforia que vive el país no sirve para la bolsa. Los inversores siguen con los pies en el suelo y las ventas se imponen en la apertura de la renta variable en un día, además, de cierre del mes de junio, de trimestre y semestre. Según los expertos, la situación actual es bastante complicada –sobre todo con un Dow Jones que parece haber perdido su directriz alcista-. Si nos fijamos sólo en la bolsa española, el dinero llega con mayor claridad este lunes a Sacyr Vallehermoso, que avanza un 1,8 por ciento, o a Iberia, con repuntes del 1,9 por ciento. Junto a estos dos valores, la propia bolsa (BME) y Repsol avanzan en la apertura algo más de un 1 por ciento. Gas Natural cotiza su venta en México Las acciones de Gas Natural, que abonará mañana a sus accionistas un dividendo bruto de 0,71 euros y que ha vendido el 15 por ciento de su negocio en México por 47 millones de euros, se colocan también en los primeros puestos del selectivo del continuo, una ves que han conseguido cruzarse las operaciones. Repunta la compañía catalana un 0,84 por ciento en una sesión en la que sólo Telefónica e Iberdrola logran –entre los grandes- mantener el tono alcista. La compañía presidida por César Alierta suma un 0,66 por ciento. Iberdrola avanza un 0,12 por ciento, tras conocerse que ha comprado una compañía en Irlanda y que se ha mostrado dispuesta a admitir 27 concesiones para que el regulador neoyorquino le permita cerrar su mayor operación hasta la fecha en Estados Unidos, esto es, la compra de la eléctrica Energy East. Entre estas concesiones, figura por primera vez la disposición de la compañía presidida por Ignacio Sánchez Galán a satisfacer, aunque sólo parcialmente, dos de las principales reivindicaciones de los servicios técnicos del regulador y del juez administrativo que analizó el caso. Una de ellas, la de restringir el dividendo, aparece recogida en el nuevo argumentario de Iberdrola, aunque de forma suavizada. Junto a esto, Iberdrola está dispuesta a no transferir ninguno de los bienes materiales de Energy East sin consultarlo con el regulador neoyorquino. Otra eléctrica (Endesa), que celebra Junta general de accionistas, sube un 0,7 por ciento, tras conocerse también que la italiana Enel se ha comprometido no intervenir en la fusión de las partes de renovables de Acciona y Endesa. Los grandes bancos, en negativo Por el contrario, el Santander, que según prensa italiana tiene más del dos por ciento de Banca Monte dei Paschi di Siena -la entidad italiana que compró el banco Antonveneta al grupo español- baja un 0,09 por ciento. Mientras, el BBVA cede un 0,57 por ciento. Los mayores retrocesos, sin embargo, corresponden en la apertura a Banesto, abajo un 1,6 por ciento, seguido de caídas como las de Ferrovial (-1 por ciento) o las de FCC, que baja un 0,99 por ciento, una vez que Merrill Lynch ha recortado su recomendación sobre los títulos del grupo de construcción y servicios desde comprar hasta neutral. Mal comportamiento también para Unión Fenosa, que casi baja un 1,5 pro ciento, después de que UBS haya rebajado la recomendación de comprar a neutral.