Una nueva jornada de incertidumbre en las plazas del viejo continente.  El Ibex 35 abre la sesión con indecisión y sin saber si dirigirse hacia las subidas o bajadas.  Y ello a pesar de los ánimos inyectados por Wall Street, que puso el punto final de la sesión con un 2,25% de subida, aunque las referencias económicas no acompañaron. En los primeros minutos de negociación el selectivo de la bolsa española suma un 0,02% y alcanza los 8.077 puntos. Su talón de aquiles es Gas Natural el día en que termina el plazo de suscripción de la ampliación de capital necesaria para acometer la compra de Unión Fenosa. En el mercado de divisas el euro alcanza los 1,3556 dólares mientras que el barril de crudo alcanza los 52,84 dólares.

Las plazas del viejo continente emiten un voto a favor del optimismo inyectado por las plazas americanas y asiáticas al cierre... eso sí, con tranquilidad. La tendencia no pudo ser más determinante: el Dow Jones subió un 2,25% al cierre, hasta los 7.924 puntos. Y ello después de conocer algunos datos que, a pesar de estar por encima de las previsiones de los analistas, no dejan de exponer el deterioro económico al que se enfrenta la economía americana. Siguiendo la estela dejada por las plazas americanas, el Nikkei ha cerrado la sesión con una revalorización del 0,10% que le ha llevado hasta los 8.626 puntos. El selectivo de la bolsa española prefiere tomárselo con tranquilidad y comenzar la sesión con una ligera revalorización del 0,02%, hasta los 8.077 puntos.

Gráfico Ibex 35






Ante la ausencia de referencias de relevancia en la bolsa española, la cotización de Sacyr Vallehermoso se erige como uno de los protagonistas del mercado. Esta mañana la prensa publica que la constructora habría logrado refinanciar la deuda contraída por la compra del 20% de Repsol- que asciende hasta los 5.000 millones de euros- utilizando como aval las propias acciones de la constructora. Además la compañía relaja de manera sustancial las ‘garantías adicionales’ a pagar cuando la cotización de la petrolera bajara de los 12,40 euros. El nuevo nivel a vigilar serán los 9 euros, un 30% por debajo del precio al que cotiza actualmente. En concreto hoy Repsol suma un 0,53% y logra los 13,27 euros por acción.

Subidas superadas por los títulos de Grifols. El fabricante de hemoderivados avanza un 3,66% y alcanza los 11,06 euros. Le secunda Cintra que ha vuelto a demorar el plazo para unirse a Ferrovial. Todavía no lo tiene claro y ha preferido aplazar el ‘asunto’ a la orden del día de la próxima asamblea, que se celebrará el próximo 29 de abril. A pocos pasos y dentro del sector energético, Enagás. La compañía celebra junta general de accionistas. En la orden del día: aprobación de un dividendo complementario de 0,3906 euros con cargo a los resultados de 2008 y la previsible renovación de Salvador Gabarró, presidente de Gas Natural-Unión Fenosa, como consejero dominical de la gasista. La compañía se hace con un 0,78% de subidas. Sin embargo, Gas Natural se convierte en talón de Aquiles del selectivo español, con pérdidas de más del 3% el día en que finaliza el plazo de suscripción preferente de la ampliación de capital necesaria para acometer la compra de la eléctrica.

Sobre Indra varias noticias. Por una parte, la compañía aspira al concurso público para el desarrollo del voto electrónico en las elecciones generales que celebrará Filipinas en 2010. Un contrato valorado en 11.300 millones de pesos (cerca de 20 millones de euros). Por otro lado, la compañía se ha retirado del proceso de compra de Telvent, filial tecnológica de Abengoa. Las diferencias en su valoración y la falta de acuerdo para ponerle precio han agotado las ganas de Indra, que se erigía como principal candidato para hacerse con el 63,9% de la compañía. Los títulos de la tecnológica suman un 0,41%. El mismo porcentaje, pero en números rojos, es con el que cotiza Telefónica. BBVA pierde un 0,31% mientras que Santander permanece sobre los 5,52 euros.

En el continuo de la bolsa española, Solaria avanza un 11,72% y cotiza en los 1,62 euros. Más ligera es la subida del 1,32% que experimentan los títulos de Sol Meliá. La hotelera ha anunciado un plan de choque en 2009 que contempla una reducción de sus inversiones a 75 millones de euros así como unos ahorros adicionales de 35 millones de euros, según informa la prensa. En terreno negativo, Urbas y Metrovacesa se convierten en los más penalizados del continuo pocos minutos después de comenzar la sesión. Caídas de más del 6% en ambas compañías y que son secundados por Fluidra, con un descenso del 3,6% en su cotización.

Europa


Y si ayer se conocía el PIB de la principal economía del mundo, hoy son varias de las economías del viejo continente las que darán sus cifras oficiales sobre la evolución del 2008. La más madrugadora ha sido la francesa. Su economía se contrajo un 1,1% en el cuarto trimestre del año, con un crecimiento del 0,9% a lo largo de todo el ejercicio. El CAC-40 ha marcado su primer movimiento con una ligera revalorización del 0,09% que le lleva a los 2.894 puntos. Dentro del índice, Natixis ha informado de que pagará 90 millones de euros en primas a sus operadores de mercado. En Alemania, Siemens acapara toda la atención de los inversores después de anunciar que mantiene su previsión para el año fiscal 2009. Unas estimaciones que prevén un beneficio de explotación para el ejercicio de entre 8.8000-8500 millones de euros y que constituyen una “sorpresa positiva” para los operadores del mercado.

La tendencia ligeramente alcista llega al FT-100 en forma de subidas del 0,03% que le llevan a los 3.926 puntos. En sus filas, Barclays sube más del 4% cuando se disipan las dudas sobre el posible rescate de la entidad.

La rentabilidad de las obligaciones españolas a diez años bajaba cuatro centésimas en la apertura de la sesión de hoy del mercado secundario de deuda pública y se colocaba en el 4,03 por ciento. De esta forma, el precio de estos títulos, que evoluciona en sentido contrario al del rendimiento que ofrezcan, se encarecía hasta el 104,75 por ciento, frente al 104,37 por ciento alcanzado al cierre de la sesión de ayer. El rendimiento de la deuda alemana cedía también cuatro centésimas, con lo que se situaba en el 3,08 por ciento, mientras que la estadounidense perdía tres centésimas en la apertura y se situaba en el 2,71 por ciento.