La economía del Reino Unido descendió un 1,6 por ciento en el último trimestre de 2008, más de lo estimado en un principio, según la Oficina Nacional de Estadísticas (ONS), que revisó las cifras divulgadas hace dos meses. El pasado enero, la ONS situó la caída en 1,5 por ciento y confirmó la entrada de país en recesión, ya que el Producto Interior Bruto (PIB) sufrió el segundo trimestre consecutivo de descenso.
La cifra divulgada hoy es la peor desde el trimestre abril-junio de 1980, cuando el PIB llegó a caer un 1,8 por ciento.

La revisión de las cifras responde a una mayor caída de lo esperado del sector de la construcción, así como del sector servicios, indicó la fuente.

Para hacer frente a la desaceleración económica, el Banco de Inglaterra ha dispuesto desde el pasado octubre varios recortes de los tipos de interés, que se sitúan actualmente en el 0,5 por ciento, la cifra más baja de la historia del banco emisor inglés.

Además, hubo un fuerte incremento del desempleo, que supera los dos millones de personas y supone el 6,5 por ciento de la fuerza laboral del país, la más alta desde 1997.

Los expertos de la City (centro financiero londinense) no esperan un crecimiento económico hasta el primer trimestre de 2010.