El consejo de Grupo SOS ha nombrado primer ejecutivo y delegado general al hasta ahora presidente de Santana Motor, José Manuel Muriel, y ha acordado iniciar las acciones legales que deriven de los informes de auditoría encargados a KPMG, sobre el crédito de 212 millones dado a Cóndor Plus.
Según la información que la compañía ha remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), el consejo ha elegido como asesor financiero del Grupo a Credit Suisse, para la definición de la estructura más adecuada para la ampliación de capital, que fue aprobada el pasado 10 de mayo.

Además, se le ha encargado a esta misma entidad que pilote las negociaciones con las entidades bancarias para la reestructuración financiera del grupo.

El consejo ha acordado aceptar la dimisión como consejeros del ex vicepresidente, Jaime Salazar, y de su hermana, Encarnación Salazar, según manifestaron ellos mismos para "facilitar la etapa de transición en el que está inmerso el Grupo".

También presentó su dimisión el consejero Ángel Fernández Noriega, y para su sustitución se eligió por cooptación a Unicaja.

El nuevo primer ejecutivo del grupo afronta un mandato marcado por las consecuencias que tendrá para la compañía el crédito de 212 millones de euros que la empresa concedió a el ex presidente, Jesús Salazar, y ex vicepresidente, Jaime Salazar, a través de la sociedad Cóndor Plus, y que ha obligado a reformular las cuentas para 2008 tras realizar una provisión de 190 millones de euros.

Una reformulación de cuentas de 2008 que redujo en un 83 por ciento los fondos propios de la sociedad individual, hasta 52 millones, y en un 42 por ciento los consolidados, hasta 311 millones, respecto a las cifras declaradas en la anterior comunicación.