El gobernador del Banco de Inglaterra, Mervyn King, dijo el martes que la institución está animada por las señales de que la recuperación pronto estará en camino, pero advirtió que la economía británica seguirá afrontando "profundos desafíos" en el futuro.  King señaló que la capacidad disponible hará caer la inflación a medio plazo, pese a una posible marcada aceleración en el corto plazo. También reiteró que es necesario un plan de consolidación fiscal.