El Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero aprobará mañana una nueva línea del Instituto Oficial de Crédito (ICO) para facilitar liquidez, dotada con un total de 6.000 millones de euros y destinadas a las medianas empresas que tengan problemas para financiar su capital circulante en la actual situación financiera. La nueva línea tendrá un funcionamiento similar al de la destinada a las pequeñas y medianas empresas, dotada con 10.000 millones de euros y que concede créditos de hasta 500.000 euros, si bien el importe máximo de estos nuevos préstamos será superior y llegará a los 10 millones de euros. Las ayudas están destinadas a la financiación de empresas medianas, definidas como aquellas con más de 250 trabajadores y una cifra de negocio de entre 50 y 4.500 millones de euros, y con ellas el ICO cubre el único tramo empresarial que tenía pendiente en temas de liquidez.