El gasto en construcción bajó un 0,8% en octubre, después de un aumento del 0,2% el mes anterior, informó hoy el Departamento de Comercio. La mayoría de los analistas había calculado una disminución del 0,3% en el gasto total en proyectos de construcción en octubre. La caída de este gasto en octubre contrastó con los avances de los dos meses anteriores. En un año, según el gobierno, el gasto en la construcción ha bajado un 0,6%.
El gasto en proyectos de vivienda privados tuvo en octubre su vigésimo mes consecutivo de disminución, con una caída del 0,2%. En un año este gasto ha bajado un 15,8%, de acuerdo con las cifras del Departamento de Comercio. Ayer la Administración Bush indicó que la crisis del sector inmobiliario está afectando a la economía más que lo previsto, y redujo en cuatro décimas la expectativa de crecimiento económico para el año próximo, a un 2,7%. Pese a la revisión, los pronósticos de la Casa Blanca aún superan los cálculos de la Reserva Federal, que estima que el PIB crecerá en 2008 de un 1,8 a un 2,5%. Seis meses antes la misma institución proyectaba un crecimiento de entre 2,5 y 2,75%. El factor dominante en los cálculos sigue siendo el impacto de la crisis del sector inmobiliario y el efecto que tendrá la restricción del crédito derivada de la crisis de las hipotecas de alto riesgo, que ha hecho tambalear a algunas de las mayores instituciones financieras. El gobierno ha informado de que las ventas de casas nuevas aumentaron un 1,7% en octubre, menos que lo esperado, y llegaron a un ritmo anual de 728.000 unidades. Después de que en septiembre el ritmo anual de ventas había sido de 716.000 unidades, el más bajo en 11 años, los constructores ofrecieron las reducciones de precios más pronunciadas en un cuarto de siglo. La mayoría de los analistas había calculado que en octubre el ritmo de ventas alcanzaría 750.000 unidades. El precio medio de la casa nueva ha bajado un 13% en un año, la mayor pérdida de valor desde 1970. En las casas usadas la caída del valor ha sido mayor, pues acumula una disminución del 23,5% desde octubre de 2006, según el Gobierno. Las ventas de viviendas de segunda mano, por su parte, bajaron un 1,2% en octubre, con lo que inventario de unidades a la venta alcanzó su nivel más alto en 22 años, de acuerdo con la Asociación Nacional de Agentes de Bienes Raíces. En un año, las ventas de casas usadas han caído un 20,7%.