La Agencia Europea de Seguridad de las Redes y de la Información (ENISA) advirtió hoy de la "alarmante" aumento de fraude en cajeros automáticos, que creció un 149% en 2008 y dejó unas pérdidas de 500 millones de euros en Europa. El número de incidentes en cajeros automáticos en Europa creció un 6% el año pasado alcanzando los 400.000 casos, muchos de las cuales se localizaron en aeropuertos y gasolineras. El 72% de los casos de fraude en cajeros automáticos europeos se localizaron en sólo cinco países, Reino Unido, España, Alemania, Francia e Italia.