El Fondo Monetario Internacional (FMI) aseguró hoy que los estados del centro y el Este de la Unión Europea (UE) deberían considerar la posibilidad de sustituir sus monedas nacionales por el euro, aunque no se unan formalmente a la Eurozona.  La institución cree que para que estos países entren en el bloque como cuasi miembros, sin asientos en el consejo del Banco Central Europeo (BCE), la zona euro podría ablandar sus normas de ingreso. La entrada en el euro "ofrece a los países de la UE los mayores beneficios en términos de resolver la deuda acumulada con monedas extranjeras, acabar con la incertidumbre y restaurar la confianza", según el FMI.  Si no entran en la zona euro, los países que quieran zanjar su deuda externa tendrán que llevar a cabo una "reducción masiva del crecimiento doméstico". El informe redactado por el FMI hace un mes, podría reiniciar el debate sobre las estrategias a adoptar para ayudar a Europa central y de Este, según infromó 'Financial Times'.