El Fondo Monetario Internacional fijó los términos de su largamente esperado plan para la emisión de deuda, un programa con el que espera aumentar sus propios fondos y lograr una participación más activa de las potencias emergentes en la entidad. Bajo un marco de trabajo acordado el miércoles por la junta de la entidad financiera, las notas tendrán un vencimiento máximo de cinco años y una vez compradas por los países miembros, pueden ser negociadas entre los bancos centrales.