La "primera crisis global" de las finanzas y la economía puede exigir medidas suplementarias en 2010 si la recuperación se demora, según alertó hoy el director del Fondo Monetario Internacional (FMI), Dominique Strauss-Kahn. "Esperamos que la recuperación comience en el primer semestre de 2010. Si eso se retrasa se deberá estar dispuesto a poner en marcha de nuevo la máquina", declaró desde París Strauss-Kahn, quien excluyó que sean buenas únicamente las "medidas nacionales" contra la crisis. "El riesgo de no hacer nada es mayor que el riesgo de actuar", dijo convencido al ser preguntado por las soluciones a la crisis que deberán abordarse en la próxima reunión del G-20, el próximo 2 de abril en Londres. Agregó que del cónclave de la capital británica sobre la crisis financiera y económica mundial no saldrá "nada muy nuevo", pero sí el "compromiso" de los líderes de esos países para "dar un paso al frente y hacerlo rápidamente". El director del FMI no espera de esa reunión el diseño de una nueva arquitectura financiera multilateral, como la que salió de los acuerdos de Bretton Woods (EEUU) en 1944 y que plantó las bases de este organismo y del Banco Mundial, así como la supremacía del dólar estadounidense.