El Fondo de Garantía de Depósitos de Estados Unidos, o FDIC, cerró las puertas del banco de Atlanta Silverton Bank, en lugar de venderlo a un grupo de firmas de inversiones de capital privado, según una fuente con conocimiento de la situación. No fue posible comunicarse en forma inmediata con algún portavoz de FDIC.  Un consorcio, en el que se encontraba Carlyle Group, había mantenido negociaciones con los reguladores federales sobre un posible acuerdo. La imposibilidad de alcanzar un pacto refleja los peligros asociados a inversiones en bancos con problemas. En mayo, Carlyle y otras tres firmas de inversiones de capital privado adquirieron las operaciones bancarias de BankUnited Financial Corp. de Florida, que se encontraba en manos de las autoridades reguladoras federales. Silverton otorga servicios a otros bancos y no acepta depósitos minoristas. Los principales clientes de la entidad son pequeños bancos comunitarios. Tras intervenir en el banco el 1 de mayo, las autoridades reguladoras habían creado un "banco puente" para operar Silverton mientras buscaba un comprador.