La divisa comunitaria recoge el clima de renovada confianza que respiran los mercados financieros. El euro se aprecia un 0,80%, para superar los 1,42 dólares, y alcanzar de esta forma sus cotas más elevadas de las seis últimas semanas.