El euro mantenía su fortaleza frente al billete verde al inicio de la jornada y llegaba a cotizar a un máximo anual de 1,4627 dólares, un nivel que no había registrado desde diciembre de 2008. No obstante, instantes después de marcar su máximo anual el euro corregía posiciones y se cambiaba a 1,4586 dólares. Por su parte, el barril de petróleo Brent se abarataba ligeramente en la apertura y cotizaba a 69,85 dólares, mientras que el crudo Texas cotizaba a 71,8 dólares por unidad.