El euro comienza la semana con hambre y se ha llegado a situar en máximos de hace un mes.
Las buenas impresiones que llegan sobre un inminente rescate para Grecia para evitar el default, llenaba de optimismo la cotización del dólar que conquistaba cotas no vistas desde hace un mes.
 
Algunos expertos señalan, como ya hicieron hace unas semanas, que el euro podría conquistar la cota de los 1,50 dólares.
 
Habrá que prestar atención por tanto a la reunión del jueves del Banco Central Europeo, que podría estar preparando una nueva subida de tipos para mediado el verano.