El euro avanzaba el miércoles a media mañana a un máximo de la sesión de 1,4393 dólares, según EBS vía CQG, luego que el índice no manufacturero del ISM para diciembre presentara una lectura relativamente fuerte de 50,1, lo cual contribuyó a restaurar en los inversionistas cierto interés en el riesgo en lo que de otra forma parecía ser un mercado sin dirección.