El Euríbor, indicador al que se referencian la mayoría de las hipotecas en España, ha marcado su nivel más bajo de su historia al situarse en el 1,585% en tasa diaria, a pesar de que el presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean Claude Trichet,  destacara que los tipos oficiales de interés están en un nivel adecuado (1%).


El Euríbor encadena así diez jornadas consecutivas de caídas y marca el nivel más bajo desde el pasado 19 de mayo, cuando se situó en el 1,595%, y consolida su senda bajista, tras varias semanas de gran volatilidad en las que no terminaba de definir su tendencia.

Los expertos consultados por Europa Press consideran que no existe mucho más margen para que el Euríbor siga bajando, sobre todo después de las palabras de Trichet, que disipan las posibilidades de un nuevo recorte del precio del dinero, pero sí apuntan a la posibilidad de alguna bajada más del indicador si las medidas del BCE para fomentar la liquidez, como la compra de cédulas hipotecarias, surten efecto.

A falta de cinco días hábiles para que temine junio, la media mensual del Euríbor se sitúa en el 1,635%, y si el indicador continúa con esta tónica podría cerrar el mes con una bajada de 4 puntos con respecto a junio del año pasado, cuando se situó en el 5,361%, y recortaría de nuevo las cuotas de las hipotecas.

Si el Euríbor cerrarse junio en este nivel, el usuario que tenga una hipoteca media de 150.000 euros a 25 años y un diferencial del 0,75%, experimentará con la revisión una rebaja mensual de más de 300 euros mensuales y de más de 3.700 euros anuales.

Los expertos indican que los bancos están compensando las caídas del Euríbor con un incremento de los diferenciales alegando una mayor prima de riesgo, lo que provoca que la ventajas del descenso del indicador no reviertan en su totalidad sobre el cliente.

La bajada del Euríbor tampoco parece animar el mercado hipotecario, que está prácticamente congelado. El saldo total de crédito hipotecario gestionado alcanzó en abril 1,08 billones de euros, un 1,4% más que hace un año, la menor subida de su historia, según datos de la Asociación Hipotecaria Española (AHE).