El Euribor, el principal indicador para fijar el tipo de interés de las hipotecas, cerró el mes de julio en el 5,393 por ciento, con lo que marca así un nuevo máximo histórico y encadena cinco meses consecutivos de subidas. Estos datos, que deberán ser confirmados por el Banco de España a mediados de agosto, suponen para las hipotecas contratadas hace un año un incremento que puede superar los 1.000 euros anuales en las hipotecas contratadas hace seis meses. Respecto al pasado mes de junio, el indicador ha ganado 32 puntos porcentuales, y respecto a julio del año pasado, cuando cerró en el 4,564 por ciento, ha subido 82 puntos.