El Gobierno "no tiene la voluntad" de mantener su participación del 5,16% en Iberia, por lo que planea vender este paquete cuando se cierre la fusión entre la compañía presidida por Antonio Vázquez y British Airways.  El Estado, a través de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), es el tercer mayor accionista de Iberia, detrás de Caja Madrid (23%) y British Airways (13%), aunque no está representado en el consejo de administración ni participa en la gestión de la aerolínea.