A pesar de los buenos resultados de HP y de Wal-Mart, el Dow Jones ha cerrado la sesión del martes en números rojos. El selectivo de referencia en Nueva York ha retrocedido un 0,55% hasta los 12.479,42. El Nasdaq y el S&P 500 han acabado la jornada en plano, el primero ha subido un 0,03%, mientras que el S&P 500 ha caído un 0,04%. En el mercado de materias primas la onza de oro se cotiza en 1483 dólares, mientras que el barril de referencia en Estados Unidos se mantiene en 97 billetes verdes.

El aumento del 5% del beneficio de Hewlett-Packard y del 3% de Wal-Mart en el primer trimestre del año no han sido suficientes para hacer frente a los malos datos de construcción de viviendas y de producción industrial. La construcción de inmuebles de obra nueva durante abril descendió un 10% en Estados Unidos, mientras que los resultados de la producción industrial han sido planos, mostrando señales de agotamiento. HP sufre una importante caída del 7,26% y se sitúa en los 36,91 dólares, mientras que el gigante de la distribución ha perdido un 0,93%.

En el sector de las redes sociales, LinkedIn ha aumentado el precio de sus acciones desde los 32-35 dólares hasta los 42-45 dólares. Esta red social pretende captar con esta subida del precio de su OPI cerca de 405 millones de dólares. LinkedIn es la primera red social americana que va a salir a bolsa, por delante de Facebook, entre otras.

En el ámbito de las farmacéuticas, dos grandes como Roche y Merck han llegado a un acuerdo para trabajar juntas en tratamientos sobre la Hepatitis C. Roche ha subido un 0,62% hasta los 9,67 dólares, mientras que Merck se pierde un 0,08%.

Otra farmacéutica, en este caso Pfizer, ha pedido el reembolso de miles millones de dólares, ante las pérdidas sufridas por la comercialización de un genérico de Neurontin. Pfizer ha sumado un 0,76% alcanzando los 21,14 dólares por acción.

Dentro de los juzgados, hoy se ha conocido que el fiscal general de Nueva York, Eric T. Schneiderman, está investigando el papel de Wall Street en la crisis financiera. El fiscal ha solicitado información sobre las operaciones con valores respaldados por hipotecas de Morgan Stanley, Goldman Sachs y Bank of America.