El dólar comienza la semana en máximos históricos tras seis meses de debilidad frente al euro y se cambia ya en 1,50 unidades. El billete verde está aprovechando el debilitamiento del euro y retoma los descensos que emprendió el pasado viernes tras el anuncio el presidente del Banco Central Europeo. Tras el discurso de Jean Claude Trichet, el mercado interpretó que la institución europea está ahora más preocupada por los riesgos del crecimiento económico que por controlar la inflación. En todo caso, los inversores no descartan que la Reserva Federal de EEUU aplique un nuevo recorte en los tipos de interés antes de terminar el año.
El dólar retoma posiciones tras siete meses de debilidad frente a un euro que hoy emprende descensos y alcanza su nivel más bajo desde finales de febrero. La moneda comunitaria se ha visto resentida por las decisiones del BCE de mantener los tipos de interés en el 4,25% y tras declarar que existe una mayor preocupación por los riesgos del crecimiento económico tras meses de centrar su atención en el control de la inflación. El máximo responsable del BCE manifestó el pasado jueves que el crecimiento económico en la zona euro será particularmente débil en el segundo y tercer trimestre del año. A las declaraciones de Trichet hay que sumar la decisión tomada la semana pasada por el presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke quien mantuvo los tipos de interés. Sin embargo, los inversores no descartan que se produzca un nuevo recorte de tipos en Estados Unidos, como el que se realizó hace un mes (de 0,75 puntos), arriesgando la inflación en favor de controlar el crecimiento económico. En Europa el mensaje de Trichet ha pillado por sorpresa a los inversores quienes se esperaban una nueva subida de tipos. En cualquier caso, los expertos consideran que la subida del dólar no significa que haya que dar un voto de confianza hacia la divisa ya que ha sido evitada por los inversores debido a la crisis de los mercados de hipotecas y crédito que comenzaron en EEUU hace un año. Por el momento, la moneda comunitaria sigue por delante en divisas en un contexto aun favorable propiciado por una sólida política monetaria del BCE en inflación. Esta situación sigue beneficiando por el momento a quienes usan el euro en temas tan importantes como las importaciones. Una de las principales importaciones que se paga en dólares es el petróleo, por lo que al estar el dólar aun por debajo del euro beneficia a las naciones europeas al notar algo menos la subida de precios. El precio del petróleo vuelve a descender y el barril de brent se contiza a 114 dólares. El euro se cambia por 1,50 dólares, mientras que lo hace a 165,0814 yenes.