El respaldo otorgado por la Comisión Europea al plan de ajuste económico de Grecia ha reducido a mínimos intradía el diferencial de la deuda griega. El diferencial de rentabilidad del bono griego a diez años frente al alemán se reduce hasta los 332 puntos básicos.