La bolsa española arranca el día con nuevos retrocesos. El Ibex 35 se deja un 0,5 por ciento y se aleja de los 14.700 puntos, para colocarse en los 14.680. Sacyr Vallehermoso, con caidas de más del 4 por ciento, es el principal culpable del mal tono inicial de un mercado que despierta con suspensión de cotización de las acciones de Iberdrola. La eléctrica ha anunciado cómo va a financiar la compra de la estadounidense Energy East: ampliará capital mediante una colocación acelerada de 85 millones de nuevas acciones.
El mercado arranca la jornada con nuevos retrocesos. Las caidas anoche de Wall Street, donde continúa la preocupación por el mercado de créditos de alto riesgo en EE.UU, pesan de nuevo sobre la actuación de los inversores españoles. Mariano Sancho, Director de Mercados de Riva y García considera que "los mercados buscarán su tendencia una vez que la FED dé un mensaje tranquilizador sobre el escenario económico e inflacionista". La tendencia de medio-largo plazo "sigue siendo alcista, pero en el corto la volatilidad será lo que afecte a los inversores”. Pero sin duda el desplome de Sacyr Vallehermoso es el principal artífice de los retrocesos. La inmobiliaria se deja un 4,38 por ciento en los primeros compases de la jornada después de que el regulador francés le haya acusado de actuar en concertación con otros accionistas en Eiffage y le haya pedido que lance otra oferta en metálico por el 66 por ciento de la compañía que aún no controla. En definitiva, que ponga más dinero sobre la mesa. La española ha anunciado que recurrirá esta decisión. Abajo los pesos pesados Con números rojos encontramos a todos los pesos pesados, en particular a Repsol, que cede más de un punto porcentual, en un mercado pendiente de que a las 10 de la mañana regresen a la cotización de las acciones de Iberdrola. La compañía ha anunciado que ampliará capital mediante una colocación acelerada de 85 millones de nuevas acciones, aproximadamente un 7 por ciento del capital actual de Iberdrola. Las acciones de la compañía presidida por Ignacio Sánchez Galán cerraron en la última jornada en los 41,21 euros, tras descender un 3,80 euros. Para Mariano Sancho, cuando existe un desembolso de dinero, el mercado penalizada a la compañía “compradora” en el corto plazo aunque la operación sea buena. Lo que está intentando Iberdrola es “hacerse más grande y crear un núcleo duro que le haga más competitivo”. Desde Riva y García ven bien la operación pero “el castigo que está recibiendo Iberdrola es excesivo”.