El déficit por cuenta corriente, que aglutina los datos de la balanza comercial, la de servicios, la de rentas y la de transferencias, se situó en 178.500 millones de dólares en el tercer trimestre frente a los 188.900 millones registrados en el segundo tras una revisión a la baja desde los 190.800 preliminares. El dato es mejor que los 183.000 que auguraba el consenso.