La diferencia entre los costes reconocidos de la generación de energía y los ingresos regulados de las eléctricas, conocida como déficit de tarifa, se situó al cierre del ejercicio 2009 en 4.615 millones de euros, según la decimocuarta y última liquidación del ejercicio publicada por la Comisión Nacional de la Energía (CNE).
El desajuste del año es un 20% inferior a los 5.819 millones de euros de 2008, cuando las cuentas del sector se vieron sometidas a mayor presión debido, entre otros aspectos, al alto nivel de los precios energéticos en el primer trimestre y su escasa translación a la tarifa. En 2009, el coste de la energía bajó un 38%, mientras que los ingresos cayeron un 26%.