El precio del barril de crudo de la OPEP alcanzó un nuevo récord al venderse el lunes a 130,87 dólares por barril, 4,76 dólares más que el último día de cotización, informó hoy en Viena el secretariado de la organización petrolera. Así, el petróleo de la OPEP, calculado en base a una cesta de trece tipos de crudo, consolida su tendencia alcista y se vende un 9% más caro que hace un mes.
El repunte alcanzado ayer en la cotización del crudo de referencia del cartel petrolero abre una nueva espiral de encarecimiento del "oro negro", tras dos semanas de precios descendentes. Si entre el 23 de mayo y el 5 de junio, el barril de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) bajó casi 9 dólares, en los últimos tres días ha recuperado con creces esa pérdida y sumado 12 dólares a su precio. Este salto se produce justo cuando el dólar muestra señales de recuperación frente al euro y con los crudos Texas y Brent, referentes en Estados Unidos y Europa, suavizando sus cotizaciones tras los máximos históricos del pasado viernes. La inestabilidad del mercado petrolero y la aparente imparable tendencia alcista vuelve a aumentar la presión sobre la OPEP para que eleve la oferta, aunque la organización insiste en que los mercados están bien abastecidos. El presidente en ejercicio de esa organización y ministro argelino de Energía, Chakib Khelil, reiteró ayer que "no hay problemas de oferta y demanda" y subrayó que, si no fuera por la especulación, el barril costaría unos 70 dólares. No obstante, Arabia Saudí, el mayor productor y exportador mundial de crudo y la voz más influyente en esa organización, anunció ayer que convocará próximamente una reunión entre países productores y consumidores para analizar el encarecimiento del petróleo. La carrera alcista de esta materia prima está empezando a preocupar seriamente por su negativa influencia en el ritmo de crecimiento de la economía mundial y provocando en varios países manifestaciones y paros de sectores especialmente afectados, como el del transporte. La OPEP tiene previsto reunirse el próximo 9 de septiembre en Viena para analizar la situación de los mercados, después de no haber modificado sus cuotas oficiales de producción en las tres reuniones anteriores. La volatilidad está afectando especialmente el coste del combustible en Estados Unidos, que se está pagando al precio nunca visto de 4 dólares por galón (3,78 litros). En su análisis del mercado de hoy, la consultora especializada JBC indicó que la demanda de gasolina en el país americano ha descendido, pese a iniciarse la temporada vacacional en la que se producen masivos desplazamiento en automóvil.