El crédito de emergencia ilimitado que el banco británico tiene con el Banco de Inglaterra (BdI) ya asciende a 23.000 millones de libras (algo más de 33.000 millones de euros), después de que este último le prestase esta semana otros 2.200 millones de libras (unos 3.200 millones de euros). Según los analistas, la entidad seguirá tomando dinero prestado del banco emisor con casi toda probabilidad hasta que algunos de los interesados en comprar la entidad lo consiga en los próximos meses. Northern Rock, que considera la posibilidad de trocear la empresa, ha dicho a los pujadores, entre los que se encuentran los fondos de capital riesgo estadounidenses JC Flowers y Ceberus y un consorcio liderado por el grupo Virgin, que busquen soluciones más creativas. Según el diario Financial Times, es muy probable que el banco aún esté perdiendo depósitos pese a la garantía del Gobierno de garantizar el cien por cien del dinero y a que ya no hay largas frente a las sucursales.