La inversión nueva de las operaciones de crédito al consumo de bienes duraderos cerró el ejercicio 2009 con un total de 23.461 millones de euros, lo que supone un descenso del 25,7% respecto al ejercicio anterior, con un duro descenso de la financiación a automóviles, que cayó un 37%, y un incremento medio de la mora del 63%, según datos de Asnef.