LA irrupción del invierno y la recuperación de las economías provocará este incremento en el consumo.
Las previsiones de consumo de la OPEP para 2010 se sitúan en los 85,93 millones de barriles diarios, lo que supone un incremento del 1,7%. Entre las razones, la acelerada recuperación mundial y la llegada del invierno.
 
La demanda se incrementará hasta final de año un 0,18%.