El consumo de cemento cayó un 35,4% en los diez primeros meses del año en comparación con igual periodo de 2008, hasta los 24,38 millones de toneladas, como consecuencia de la crisis y el parón que atraviesa el sector de la construcción, informó hoy la patronal de cementeras Oficemen. El dato confirma el desplome que la demanda de este material de construcción registra desde el pasado año y que, según la patronal, ha provocado que las plantas cementeras encadenen 22 meses de ajuste en la producción para adaptarse al mercado. La producción de cemento acumula así un descenso del 32,81% hasta octubre y se sitúa en las 24,88 millones de toneladas, en tanto que las importaciones se han recortado hasta un 66% (2,29 millones de toneladas). Por contra, las exportaciones se han incrementado un 27,8%, hasta los 2,45 millones de toneladas.