El Consejo francés de la Competencia ha impuesto a France Telecom una multa de 45 millones de euros por abuso de posición dominante en el negocio de las líneas de Internet ADSL. La cifra es resultado de un acuerdo entre la compañía de telecomunicaciones y el Consejo, al que en 2001 se habían dirigido dos competidores de la empresa, T-Online y Liberty Surf. Ambas firmas habían protestado por entender que, en la época de los hechos, France Telecom controlaba la casi totalidad del mercado de las líneas de internet de banda ancha.