Con la fusión, la inmobiliaria espera multiplicar por cinco su tamaño para finales de 2007. Tras la operación, los accionistas de Guadahermosa - las compañías Iror Inversiones, Dos Provincias Construcciones y Arrabal del agua - poseerán cada una un 20 por ciento de la nueva empresa.