La entidad financiera suiza ha informado hoy de que los trece miembros de su consejo ejecutivo, tanto los que lo integran en este momento como los que ya no forman parte de él, fueron remunerados con un total de 110 millones de francos suizos (más de 75,5 millones de euros) en 2009, lo que supone diez veces más que en 2008. El banco, que en 2009 registró unas pérdidas netas de 2.736 millones de francos suizos (1.864 millones de euros), señaló que los directivos que todavía ocupan sus asientos en el consejo percibieron una compensación total de 68,7 millones de francos suizos (más de 47 millones de euros), de los que 54,9 millones de francos.