El Senado y la Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobaron el jueves sus versiones para el presupuesto del año fiscal 2010, que incluyen las prioridades del presidente Barack Obama. Los legisladores demócratas realizaron algunos cambios a la propuesta de Obama, que asciende a US$3,6 billones, pero dejaron intacto los planes centrales del mandatario para incrementar los gastos en servicios de salud, energía y educación. La Cámara votó 233 a favor y 196 en contra del presupuesto. De los votos en contra, 20 correspondieron a legisladores demócratas, mientras que ningún republicano votó a favor de la propuesta. La presidenta de la Cámara baja, Nancy Pelosi, demócrata por California, anunció los resultados. La votación correspondió a la primera vez desde 1997 que la Cámara baja aprueba el presupuesto con más de 230 votos. En el Senado, la propuesta fue aprobada con 55 votos a favor y 43 en contra.