El comité de empresa de Nissan Forklift, empresa dedicada a la fabricación de carretillas elevadoras situada en Noáin, manifestó hoy su "rechazo total" al expediente de extinción de empleo que afecta a 56 personas, así como su disposición a seguir negociando su situación con la dirección con el objetivo de evitar "cualquier medida traumática", tras considerar que la multinacional "tiene capacidad económica para resolver el problema".

   El portavoz del comité, Mikel Bezunartea, explicó hoy la situación por la que atraviesa la empresa, en una conferencia de prensa en la que expuso "la situación dramática" que están atravesando los trabajadores.